“Auténticas masterclass carnavaleras; cómo busca y encuentra el Morera las musas blancas del humor cuartetero, la seriedad con más guasa de Cai; sentarse con un pentagrama y una guitarra al laito de Jesús Bienvenido, dile al poeta prestado al carnaval gaditano que te enseñe a soñar con letra y música; la sonrisa eterna del Sheriff tiene conexión directa con el día a día impregnado de filosofía de vida sureña de un Caiman, dile que te lleve al camerino donde tiembla por Cai; Quiñones, sensible, honesto, la prosa más buena que el pan, la madurez de lo tradicional, la raíz es el principio deja que te lo “aprenda”; musiquito con alitas de angelito, Tino Tovar, ser comparsa de tiros largos, elegante como la vida sencilla del gaditano, únete a su pasacalle de comparsa glamurosa; los gaditanos nacen donde les da la gana, grande y Canijo, el doble sentido del tirilla por condición, el “ange” chirigotero es permeable, pregúntale; el Selu, se inspira en la calle, en el bar, en la playa, el tipo transforma anualmente al personaje, aprende a hacer tangible lo efímero del arte cotidiano; Kike, Remolino de levantera rebosante de gracia chirigotera con poniente frío y duro de pasodoble de chirigota comprometida, coreógrafo antes que fraile, métete con el en un estudio y crea, escenifica y canta…
Gaditanos, como tú y como yo, con profesiones o no, con familia o no, con posibles o no, pero eso sí año a año, y alguno aunque no lo parezca más de 30, solidarios y altruistas de lo suyo y su arte con sus paisanos, terapeutas ocupacionales del gaditano, un trabajo que no lo es que les sube a un escenario una vez al año tras meses de inspiración, verdad, amor por Cádiz, y mucho, mucho trabajo. Hacen terapia inversa por esta vez, te cuentan sus manías, intimidades del ensayo y amuletos de la buena suerte, conviertiéndose en distribuidores al por mayor de musas y pellizcos de ange, gracia y guasa de orillita de marea baja.
Que uno de los nuestros, encuentre un medio de vida promocionando y dando a conocer lo mejor de nuestra tierra, es motivo de orgullo y alegría, ¡esto es Cádiz y asquí hay que trabajar!. Bendita idea que permite disfrutar, convivir, aprender, admirar, compartir la mesa en tiempo de laicismo carnavalero de un gen con un puntito de sal.
Dasquí pacá carnavaleo y daquí pallá currelo…”
Emiliojo
GRACIAS.
 

25

agosto 14

Mucho más

Carnavalea, más que un encuentro, más que una ruta turística, más que un almuerzo con autores, más que un proyecto empresarial, es mucho más que eso…es vivir la Esencia, experimentar con los cinco sentidos el carnaval de Cádiz desde dentro, desde el origen.

Impregnarte y aprender de sus autores, descubrir los secretos de la chirigota con el Selu, el Canijo, Kike Remolino, el Sheriff, conocer a las musas de Jesús Bienvenido, Tino Tovar, Joaquín Quiñones. El humor y el ingenio de Manolo Morera y su cuarteto…

Una experiencia con mayúsculas que solo entenderán aquellos que decidan vivirla.

Eso es Carnavalea.